Historia / Ramón Power en las Cortes de Cádiz (1810-1813)
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Ramón Power y Giralt

En 1810 el Consejo de Regencia, cabeza del Estado español en armas contra los invasores franceses, convocó a las colonias americanas para que enviaran representantes a las Cortes Extraordinarias que con carácter constituyente habrían de celebrarse en Cádiz. Puerto Rico eligió a Ramón Power y Giralt mediante un sorteo entre tres candidatos nominados por el cabildo de San Juan. Era la primera vez en el largo régimen colonial que la metrópoli permitía a sus colonias tener representación en las Cortes del reino.

Power fue el único diputado americano en propiedad presente en la apertura de las Cortes el 24 de septiembre de 1810. Este hecho, su reputada carrera naval y, probablemente, sus ideas liberales reformistas, le valieron ser elegido Vicepresidente de la asamblea constituyente en septiembre y octubre de ese año. Estaba próximo a cumplir los 36 años cuando abrieron las Cortes. Fue uno de los pocos militares elegidos en las colonias, entre cuyos representantes dominaron los eclesiásticos y los funcionarios. Permaneció en las Cortes Extraordinarias hasta su muerte ocurrida el 11 de junio de 1813 a causa de la fiebre amarilla. Ostentaba el rango de capitán de fragata de la armada nacional y se le enterró con honores militares.

El desempeño de Power en las Cortes se divide entre su gestión americanista y la enfocada a la consecución de reformas particulares para la Isla.

La igualdad representativa

Power formó parte de diferentes comisiones responsables de deliberar sobre asuntos comunes a todo el reino. Defendió la soberanía del pueblo, los derechos del individuo —que definió como “sagrados, imprescriptibles e irrenunciables”—, y la igualdad representativa entre peninsulares y americanos, negada en la convocatoria a Cortes. Alegó que la desigualdad no era producto de la ignorancia ni el error sino una acción premeditada habiéndose creído que la mera convocatoria contentaría a las Américas, pero esa representación diferenciada —reclamó— no correspondía “a su decoro, a su dignidad y a sus derechos”. Alertó al Congreso sobre las posibles consecuencias de esta situación y aconsejó la prevención. Para Power el camino de la igualdad representativa era el “más prudente y el más justo... el más urgente y el más necesario”.

Contra el rigor del despotismo

La intensidad desplegada en la defensa de los derechos humanos se repitió en el discurso con el que tronó contra el despotismo y las arbitrariedades del orden colonial en su país natal al pedir la derogación de las facultades omnímodas otorgadas al ya poderoso Capitán general. Consideraba que el alcance de la tiránica orden, a la que tildó de impolítica e inoportuna, excedía a Puerto Rico y en nada contribuía a calmar los ánimos en América: “¿qué diría Caracas?, ¿qué diría Santa Fe del Consejo de Regencia?” Semejante disposición “degrada[ba] la majestad de la soberanía confundiéndola con el más opresivo despotismo” y contradecía sus promesas de libertad y dignidad.

Las once propuestas americanas

Power fue uno de los 24 diputados americanos que el 16 de diciembre de 1810 firmaron el pliego con las once proposiciones colectivas de Asia y América. Los diputados fueron más atrevidos en sus peticiones para reformas económicas que en las políticas, limitándose en éstas a pedir la igualdad representativa y el acceso de americanos —españoles e indios— a los cargos públicos.

En el contexto de aquellas Cortes parecía más sensato esperar a que la constitución que se preparaba igualara jurídicamente las provincias peninsulares con las ultramarinas y que el poder concedido a los ayuntamientos y a las diputaciones provinciales les permitiera atender y administrar las particularidades de cada provincia. De ahí que centraran su lucha política inmediata en obtener niveles de descentralización administrativa.






Página: 1, 2, 3, 4,




Version: 06101301 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Enlaces Internos
4- Cronología de gobernadores del siglo XIX
Casa Ramón Power y Giralt, San Juan
El Dr. Juan Alejo de Arizmendi, Primer Obispo Puertorriqueño
Raíces históricas de la violencia en Puerto Rico
Reforma agraria de 1941
Enlaces Externos
Departamento de Educación
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.