Artes / Historia del Taller de Histriones
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Adoquines y Acordanzas
El Taller de Histriones fue una compañía de teatroteatro: género literario constituido por obras dramáticas, generalmente dialogadas y destinadas a ser representadas en un escenario ante un público. de mímica fundada en el 1970 por Gilda Navarra. La mímica es el lenguaje mediante el cual se transmite al espectador la lucha interna del personaje, usando solamente el cuerpo, la postura, el porte, y el acarreo, sin sonido ni movimientos perceptibles. La mímica es el arte del silencio.

El propósito inicial del Taller fue crear una compañía de alto nivel profesional. Fue un grupo homogéneo y juntos los artistas formaban una unidad. Se logró a través de un proceso de catorce años un estilo propio y una estéticaestética: 1. Perteneciente o relativo a la percepción o apreciación de la belleza. Placer estético. 2. Ciencia que trata de la belleza y de la teoría fundamental y filosófica del arte. 3. Artístico, de aspecto bello y elegante. uniforme para las producciones. Este estilo propio se formó con la conjunción de los artistas capaces de proyectar e interpretar un arte nuevo con su determinado entrenamiento. Se forjó un arte complejo, moldeado como un fenómeno colectivo, como un medio de expresión para los actores mimos, quienes encontraron en el teatro de movimiento, un teatro de elevadas aspiraciones. Aunque se eliminó la palabra no se eliminó la literatura, al contrario, se trasladó al discurso del movimiento. Se pretendió que el arte fuera socialmente eficiente, que le hablara a la comunidad sobre la existencia individual y al individuo sobre la existencia social.

El primer montaje fue Los tres cornudos en 1971, producida bajo los auspicios de Teatro del Sesenta. Allí se desarrolló un escenario de la Commedia dell'' Arte y triunfó la tradición teatral de especie popular con sus temas de vida cotidiana, temas fálicos y estilos cómicos.

En La olla (1973), se recreó el teatro de Plauto mediante el uso de dos repartos: el de los narradores que recitaban la comediacomedia: Obra dramática, teatral o cinematográfica, en cuya acción predominan los aspectos placenteros, festivos o humorísticos, y cuyo desenlace suele ser feliz. De origen griego, su protagonista es generalmente un arquetipo de la sociedad en una situación conflictiva de la vida cotidiana en donde sus valores éticos están en juego, así como los valores que rigen la sociedad en donde se desarrolla la comedia., y el de los mimos que la dibujaban en el espacio. Se integraron el arte de la pantomimapantomima: representación teatral en la que los actores no se expresan con palabras, solamente con gestos., el baile y teatro; comedia de enredo y carácter, la intriga era similar a la comedia griega. El enredo o la intriga era doble: los amores de Licónides y Fedra y la suerte que corría la olla con el tesoro que había encontrado el viejo avaro Euclión.

Ocho mujeres se produjo en 1974 bajo los auspicios de Producciones Cisne. Se escenificaron las angustias y conflictos de un grupo de mujeres acosadas por la opresión. Ocho mujeres tuvo como modelo, y a la vez modificaba, la conocida tragedia de Lorca, La casa de Bernarda Alba. El conflicto y los personajes creados por Lorca sirvieron como punto de partida para el mimodrama. Aunque éste imponía sus propias normas, acentuando, subrayando y transformando aspectos importantes en la tragedia lorquiana, Ocho mujeres puso el acento en la asfixiante situación de las mujeres víctimas de toda una trama de institucio­nes y lazos que niegan su humanidad. Se destacó el dolor, el odio y la lujuria. Allí la muerte venció a la vida.

En 1975 se montó Eleuterio boricua, también bajo los auspicios de Producciones Cisne. La obra era la historia de un coquí puertorriqueño que se resiste a la asimilación estadounidense, basada en el cuento de Tomás Blanco. Se utilizó la narración íntegra del texto, ilustrado por los personajes de la Fábula. Con esta producción, después de cuatro años de labor teatral, Taller de Histriones estableció las dos vertientes que lo definieron: trabajos de reafirmación de raíces culturales tomados de la literatura e historia isleñas y trabajos de temática universal que reflejaban metafóricamente la realidad del país. En ocasión del cuarto aniversario, el artista gráfico Antonio Martorell diseñó e ilustró un portafolio con grabados en punta seca sobre metal.

Asíntota, texto sobre un tema infinito, fue comisionado por Actividades Culturales de la Universidad de Puerto Rico en 1976. Fue una nueva representación de viejos mitos que narran el origen del ser humano y su trayectoria. La obra se expuso como una metáfora de una línea recta que se prolongaba infinitamente, pero que se acercaba constantemente a una curva sin llegar nunca a encontrarla. Tal era el sentido de las imágenes que los cuerpos en tensión y en movimiento comunicaban. La paradoja era representada por medio de la opresión y el sin sentido, donde el ser humano se lanza, como en los mimodramas, siempre a la aventura de inventarse y de significarse a sí mismo.

Abelardo y Eloísa, representada en 1978, es el relato de dos amantes, basada en la Historia Calamitatum. La relación del filósofo y teólogo escolástico francés del siglo XII, Abelardo, y de su discípula Eloísa, es la historia ejemplar y trágica de la pasión intelectual. Es también la historia del ser humano y las consecuencias de sus actos, de la audacia de ser y de existir, de la caída y del castigo. Abelardo y Eloísa nos lleva a las zonas más recónditas y decisivas de lo humano, a lo omnipotente, a la realidad del amor y a la conflictiva búsqueda de los valores morales y religiosos. Sólo la muerte pudo apaciguar la férrea voluntad de estos personajes, que aunque vencidos por la carne y el cuerpo, no fueron devorados por el tiempo. El Taller de Histriones los rescató, les dio nueva vida, estremeciendo al público con los extremos no aplacados de esperanza y desesperación, de libertad y tiranía que configura la humanidad de esta pareja. También en 1978 se hizo Un Guiñol, que trata sobre la dominación y la dependencia; describe al ser humano como marioneta, incapaz de integrarse a la lucha colectiva. El propósito del mimodrama no fue hacer un circo sino presentar el conflicto entre un empresario explotador y sus actores. Uno de los mimos imitaba al opresor, no con la capa de brujo, sino con la de mago, con la de prestidigitador que aprende un oficio de trucos.

En búsqueda de las raíces negras surgió en 1979 Atibón, Ogú, Erzulí, y tomó forma de tributo a la mitología caribeña. Fue también una comisión de Actividades Culturales de la Universidad de Puerto Rico, proyecto que presentó y coreografió Alma Concepción. Las tres escenas que componían este coreodrama eran independientes, sin nudo dramáticodramático: Perteneciente o relativo al drama, género literario al que pertenecen las obras destinadas a la representación escénica, cuyo argumento se desarrolla mediante la acción y el lenguaje, por lo común dialogado, de los personajes. común, y estaban concebidas como ceremonias. No pretendían revivir los mitos originales, sino fundamentarse en ellos con la intención de representar tres vías o posibilidades de afirmación. Para lograrlo artísticamente se recurrió a lo sagrado afrocaribeño. En los tres rituales había un denominador común: una realidad amenazante y una manera de vencer esa amenaza, superándola. Atibón garantizaba que los valores tradicionales tendrían continuidad. Erzulí vencía la realidad incoherente y creaba recursos originales para apropiarse de ella. En Ogú el hombre se levantaba violentamente contra la fuerza opresora. El lenguaje coreográfico y musical era una expresión moderna y estilizada, inspirada en ritmos y movimientos afroantillanos. La desnudez del vestuario proyectaba lo esencial humano. Para esa ocasión, una vez más el artista gráfico Antonio Martorell diseñó y realizó un portafolio con temas de máscaras y diseños de la mitología afrocaribeña.






Página: 1, 2,




Version: 06100220 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario