Ambiente / Calidad del agua
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Sedimentación de corales en las costas de Puerto Rico

La calidad de las aguas superficiales y subterráneas en Puerto Rico varía desde excelente hasta altamente contaminadas, dependiendo principalmente de la ubicación geográfica de las fuentes y la época del año. Sin embargo, la mayoría de las aguas cumplen con los requisitos de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) como fuentes para la producción de agua potable.

Los estudios llevados a cabo por la JCA (Informes 303(d) y 305(b)) y el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) establecen que los problemas principales de calidad de las aguas superficiales en la Isla son la presencia de bacteriasbacteria: Pequeños microorganismos unicelulares, que se reproducen por la fisión de esporas. de origen fecal, nutrientes y sedimentos suspendidos. Las concentraciones de estos contaminantes en la mayor parte de los segmentos de ríos, quebradas y embalses estudiados, exceden los estándares locales y federales para contacto humano. Los datos del 2002 sobre las concentraciones de bacterias de origen fecal en la red de estaciones operadas por el USGS en la Isla, se resumen en la Figura 1. Las concentraciones de nutrientes en la red de estaciones operadas por el USGS en Puerto Rico se presentan en la Tabla 1. Solamente en zonas aisladas en las montañas, o en terrenos de reservas forestales protegidas, la calidad de las aguas superficiales no es afectada por estos contaminantes. Durante períodos de escorrentías intensas en la época de lluvias en la Isla, la concentración de bacterias y nutrientes tiende a aumentar en la parte temprana del evento (lavado de los terrenos) para luego disminuir por dilución con la misma escorrentía. Por otro lado, este proceso incrementa significativamente la concentración de sedimentos suspendidos.

La Ley Federal de Agua Potable Segura (SDWA 1974, según enmendada) no establece normas de calidad para las fuentes que serán utilizadas como abasto de agua potable. Sin embargo, dicha ley delega en el Departamento de Salud (DS) la adopción de requerimientos adicionales a nivel local que garanticen la calidad del agua potable.

El DS le requiere a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y otras entidades que proponen el desarrollo de acueductos nuevos que cumplan con las siguientes normas:


  1. Completar una encuesta sanitaria en la cuenca o acuífero que será la fuente de agua a potabilizarse.
  2. Cumplir con reglas establecidas bajo el SDWA, incluyendo la Regla de Filtración, la Regla de Productos de Desinfección, la Regla de Coliformes Totales de la Ley de Agua Potable y la Regla de Recirculación del Lavado de Filtros, entre otras.
  3. El DS participa con la JCA en la evaluación del diseño de las plantas potabilizadoras nuevas para garantizar que los procesos físicos y químicos proveen el tratamiento adecuado que cumplan con el SWDA.

La JCA establece, como parte de las normas de calidad de agua, las concentraciones máximas de ciertos parámetros permitidos en las aguas para diferentes actividades humanas (Artículo 3 del Reglamento sobre Estándares de Calidad de Agua, Reglamento Núm. 6616 del 14 de mayo de 2003). Este Reglamento establece las normas y requisitos para mantener los cuerpos de aguas en la Isla aptos para los diferentes usos que puedan ser designados. Los estándares establecidos mantienen un control de calidad para proteger la salud de la población y facilitar el desarrollo económico en la Isla.

Estas normas de la JCA son las guías que utiliza el Departamento de Salud en su proceso de revisión de sistemas nuevos para producir agua potable. No deben confundirse estas normas de fuentes de agua con los estándares federales de agua potable, que incluyen otra serie de parámetros de cumplimiento en el agua ya purificadas para consumo humano. En el caso de las aguas crudas, la JCA y la EPA requieren que la fuente de agua cumpla con el Reglamento Núm. 6616 antes citado. Estas normas se establecieron tomando en cuenta las técnicas y los procesos químicos y físicos utilizados generalmente en las plantas modernas utilizadas para potabilizar agua. Es posible que si la concentración de un componente químico o biológico en aguas crudas exceda cierto valor, los procesos de tratamiento disponible no sean adecuados para garantizar que el agua cumplirá con las normas federales de agua potable. En estos casos, el DS puede negar el permiso para utilizar el agua como fuente de abasto público.











Página: 1, 2, 3,




Version: 06091473 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Embalses de Puerto Rico
Enlaces Externos
U.S. Geological Survey Fact Sheet
Referencias bibliográficas del U.S.Geological Survey
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.