Población y Sociedad / Relaciones de género en Puerto Rico
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Mujeres trabajadoras a mediados del siglo XX
Las funciones, ubicaciones y comportamientos distintos para hombres y mujeres en nuestras sociedades representan una situación de desigualdad en el poder y los recursos que existen para unos y para otras. Sin embargo, éstas, las relaciones entre los géneros, no son permanentes y han cambiado a través de nuestra historia.

El siglo XX fue un periodo de transformaciones dramáticas en las relaciones de género en Puerto Rico. Cambiaron, en primer lugar, las funciones económicas, esto es, los tipos de trabajo para los hombres y las mujeres. Durante las primeras décadas, las industrias del tabaco y la aguja a domicilio propiciaron la participación laboral femenina. A partir de la Segunda Guerra Mundial, las mujeres se incorporaron a las industrias manufactureras de mano de obra intensiva, de servicios, y al empleo gubernamental. Los hombres, su parte, han mantenido niveles de actividad económica superiores a las mujeres hasta el presente. No obstante, los empleos emergentes para estos, no compensaban la pérdida de trabajo en las industrias agrícolas que habían sido su principal fuente de ingreso a principios de siglo.

Las mujeres aprovecharon también las oportunidades ofrecidas por un sistema educativo en expansión. La asistencia escolar para los menores se hizo obligatoria y se redujo la proporción de personas que no sabían leer y escribir, de cerca de 30% todavía en 1940, a alrededor de 10% para finales de siglo. Las mujeres representaban sobre 60% de la matrícula universitaria ya desde los años ochenta, y para la década de 1990, superaban a los hombres en grados universitarios. Se incorporaban, además, no sólo a carreras consideradas femeninas, sino a profesiones predominantemente masculinas. Las mujeres de escasos recursos, por su parte, tuvieron acceso a vivienda y otros servicios públicos, los cuales se ampliaron a partir de la década de los sesenta hasta el presente. Estos medios adicionales para vivienda, alimentación y servicios de salud, entre otros, les permitieron sobrevivir sin tanta necesidad de una relación de pareja, en las situaciones en que ésta no era deseada.

Transformaciones jurídicas

A los cambios económicos se sumaba el reconocimiento de derechos para las mujeres. A través de las primeras décadas, los primeros grupos feministas lograron el reconocimiento del derecho al voto para las mujeres alfabetizadas en 1929 y para todas las mujeres en 1935. La Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico en 1952 prohibió el discrimen por razón de sexo. Desde los años setenta, una segunda oleada de grupos feministas propulsaba reformas adicionales. La legislación de familia equiparó los derechos de los cónyuges en asuntos como la selección de vivienda en común, custodia y patria potestad de la prole y la administración de bienes. Leyes a través de las décadas subsiguientes prohibieron de manera específica el discrimen por razón de género en el empleo, así como el hostigamiento sexual en los espacios laborales y educativos, e impusieron medidas para lidiar con la violencia en la relación de pareja.






Página: 1, 2,




Version: 06082201 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Población de origen extranjero en Puerto Rico, 1940-1970
Enlaces Externos
Comisión Económica para América Latina y el Caribe
Tabla de estadísticas sociales sobre Puerto Rico
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.